El lado obscuro de esa mirada...

¿De verdad quieres que yo sea tu problema? ¿No te parezco demasiado gorda para problema, y a parte demasiado flaca para solución?

– Diablo Guardián. De Xavier Velasco.

vince-kneel:

"You know I'm a dreamer, but my heart's of gold."
↳ Mötley Crüe - Home Sweet Home

(Fuente: kurtneybitch)


Via Hell is from here to eternity

Podría.

Atragantarme con todas las groserías que tengo en la boca. Inundarme de las lágrimas de rabia. Romper cristal con la fuerza que zumba en mis músculos.
Podría romperte la madre. O rompérmela yo sola.
Podría comerme mi orgullo y vomitar mentiras.
Arquearme en el piso y convulsionarme a tu lado.
Podría llenarme de llagas y cicatrices.
Llorar sangre y berrear todo este dolor.
Gritar mi impotencia.
Lanzarme al vacío.
Quemar papeles.
Tirar las cenizas al inodoro.
Podría golpearte, o golpearme hasta caer desmayada.
Morderme la carne.
Arrancarme trozos.
Saborear el dolor.
Huir de mí misma.
Explotar.
Implosionar.
Podría comerme viva.


winteringanymede preguntó: ¿ De donde eres ?

Mexico :)



Audrey Hepburn… Me encantaría asomarme por el balcón y verte cantando. Que me preguntaras qué hago y poder contestar “Escribiendo”. 



A half-read book is a half-finished love affair.

– Cloud Atlas,

¡2 cumple El lado obscuro de esa mirada… años hoy!


Me queda claro que uno no muere de amor. Pero ¡Ah! ¡Cómo agoniza uno por las noches! ¡Y con qué ganas de ya no abrir los ojos amanece!


¿Roto?

  • Ella: Está roto. Tíralo.
  • Yo: Espérate... Nadie me tiró cuando yo lo estaba.

Crónica de una adicta a el amor. Parte 46. No tengo nada.

Escrito por Alicia V.

Solo este deseo irracional de llorar hasta secarme. De golpear una pared hasta sangrarme los nudillos. De gritar hasta que las calles me devuelvan el eco de lo que tengo en el pecho encerrado y los perros se unan a mi colapso. Solo esta necesidad de vomitar todo lo que he callado y de exigir lo que por tanto tiempo he deseado. Solo tengo la urgencia de llorarle a la mariposa que se despego de mi cuello hace tanto tiempo. De correr en círculos hasta perder la noción del tiempo y caer tan agotada para no recordar nada. Urgencia de callar esas miradas que me miran y me critican, que se burlan y desaprueban. Irracional deseo de salir por un momento de mi cuerpo y dejar de sentirme aprisionada.
Pero no, no tengo nada.


Escucha. No me gusta sermonear, pero te daré un consejo… En tu vida, conocerás a muchos tontos. Si te hacen daño, recuerda que es porque son estúpidos. No respondas a su crueldad. No hay nada peor que la amargura y la venganza. Mantén tu dignidad y tu integridad.

– Fragmento de un diálogo. Película “Persépolis” de Vincent Paronnaud. 


Our lives are not our own.
From womb to tomb, we are bound to others.
Past and present.
And by each crime.
And every kindness.
We birth our future.

– Cloud Atlas (via mythoughtsarejuststars) Via hellogoodbye


Crónica de una adicta a el amor. Parte 45.

Escrito por Alicia V.

No le alcancé a ver el rostro, pero lo conocía. Sabía que era él. Le lloré tantas veces a esa mirada, que sólo verla de reojo me recordó aquellas amargas horas… Infinitas. Tiene tanto de eso, y en realidad fue hace tan poco. Trataba de pescar su mirada. 

Ya tiene un par de horas de que me lo encontré en el metrobús. Y aún ahora me pregunto cómo hubiera reaccionado si hubieras volteado… Si recuerda mi nombre…. O mis besos y todo lo que le decía cuando la obscuridad le impedía ver que me ruborizaba. Me pregunto si recuerda todo lo que le escribí… Si recuerda que le dije que lo amaba.

Pero eso fue hace un par de años… De eso tiene ya un rato. Que caminábamos de la mano y nos besábamos en los puentes peatonales. Nos metíamos a otras funciones de cine y todo nos valía madres. Excepto nosotros. Me susurrabas que no tuviera miedo y me tomabas de la mano. Me llevaste a el paraíso y a un callejón sin salida. A tu lado todo tenía sentido. 

Pensé millones de cosas en breves instantes que me dejaste paralizada. Nadie notó que me fui de este mundo y me adentré de nuevo en tu boca, prisionera de los recuerdos. Me tomó otro instante regresar los pies a la Tierra. Casi tuve que tragarme ese primer impulso de llamarte por tu nombre, o correr hasta acercarme a ti, o rozar tu mano accidentalmente. 

Estabas tan distraído como te recuerdo. Esa mirada ausente cuando tienes los audífonos puestos. No prestabas atención a nada ni a nadie… Y yo me encontraba a unos metros de ti. ¿Recordarías mi nombre si me acerco a saludarte? Tal vez sólo recuerdes pequeños detalles. Como el color de mis cortinas, cuando notaste su color tan feo. Tal vez el vestido que tanto me halagaste. O el perfume que me regalaste. El tono de mis labios la primera vez que salimos. Incluso el nombre que me pusiste para ingresarme a tus contactos cuando no sabías mi apellido. 

Pero de mi nombre… No creo que te acuerdes.

…..

No le alcancé a ver el rostro, pero lo conocía. Sabía que era él. Y yo… De su nombre si me acuerdo.


142
To Tumblr, Love PixelUnion